Palomas al viento en la lucha contra la Trata
Un estudio presentado este martes evidenció que los menores entre los 7 y los 18 años son las principales víctimas de la trata de personas en Colombia, mientras que los destinos preferidos para las víctimas son Ecuador, España, Japón, Estados Unidos y Jordania. El dato está contenido en un estudio nacional sobre ese delito que recoge las conclusiones de un equipo de Naciones Unidas, el Ministerio del Interior y el Departamento de Estudio de género de la Universidad Nacional de Colombia  que investigó en 14 ciudades del país entre febrero y julio del 2008. "El 80 por ciento de las víctimas son mujeres. La mayoría de ellas, tanto mujeres como niñas, son objeto de explotación sexual comercial y al menos la mitad aún no ha cumplido los 18 años", dice el informe. "Seis de cada diez víctimas están entre los 7 y  18 años. Dos de cada diez, entre los 19 a 25 años", añade.
Al menos en ocho de cada diez casos de tráfico interno, las mujeres son reclutadas y engañadas por redes dedicadas a la prostitución. Se sabe de 'rutas' establecidas para esa actividad.
El otro gancho usado para atraer víctimas son las ofertas de matrimonio, casi siempre de extranjeros. Los avisos salen en Internet o en clasificados y las mujeres que creen haber alcanzado su sueño terminan en una pesadilla, obligadas a trabajar como  domésticas y, a veces, en trabajos pesados en zonas rurales. El "trabajo de campo" incluyó entrevistas a 70 funcionarios de entidades gubernamentales y no gubernamentales, en el cual se puntualizó sobre el sexo de los afectados, que un 54 por ciento corresponde a mujeres, un 46 por ciento a hombres, y el 3 por ciento no se discrimina. Al mismo tiempo, se indica que un 18 por ciento se sitúa en el rango de edades entre los 19 y los 25 años, destacó Ángela Tobón Puerta, coordinadora del estudio, durante la presentación del informe.
Destaca que fenómenos como "pobreza, violencia cotidiana, tráficos de drogas y de armas, así como el reclutamiento forzado derivado del conflicto armado interno", se cruzan "y se constituyen en obstáculos para impedir que la denuncia del delito sea aún más grande en Colombia".
Los funcionarios entrevistados coincidieron en señalar que conocen "modalidades" de la trata de personas a nivel nacional, como "la explotación de la prostitución ajena. Los trabajos o servicios forzados y la explotación a través de servidumbre".
Otras cifras señalan que la trata de personas se registra de manera más relevante de forma interna, en un 82 por ciento, entre departamentos y zonas rurales, y de manera externa en un 18 por ciento.
En el caso interno, se detectó cómo predomina el turismo sexual con niños en la costa norte del país, y en regiones del sur y algunas zonas fronterizas con Ecuador, Perú, Panamá, y Venezuela, la principal constante es el matrimonio servil y el reclutamiento forzado. La asesora del despacho del ministro del Interior y de Justicia Ángela Ospina de Nicholls, por su parte, instó a la ciudadanía a responder en las distintas campañas de esa cartera y de otras entidades nacionales e internacionales a ejercer una "resistencia social" frente a ese delito.
CADA VEZ QUE UN CIUDADANO "COMÚN" CONTRATA LOS SERVICIOS DE LAS POSIBLES VICTIMAS CONSOLIDA EL VIL NEGOCIO DE SU EXPLOTACIÓN
ARGENTINA PROMULGA UNA LEY PARA COMBATIR LA TRATA DE PERSONAS
PREVENCION Y SANCION DE LA TRATA DE PERSONAS Y ASISTENCIA A SUS VICTIMAS

TITULO I. DISPOSICIONES GENERALES

ARTICULO 1º — Objeto.

La presente ley tiene por objeto implementar medidas destinadas a prevenir y sancionar la trata de personas, asistir y proteger a sus víctimas.

ARTICULO 2º — Trata de mayores de DIECIOCHO ( 18 ) años.

Se entiende por trata de mayores la captación, el transporte y/o traslado —ya sea dentro del país, desde o hacia el exterior—, la acogida o la recepción de personas mayores de DIECIOCHO ( 18 ) años de edad, con fines de explotación, cuando mediare engaño, fraude, violencia, amenaza o cualquier medio de intimidación o coerción, abuso de autoridad o de una situación de vulnerabilidad, concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre la víctima, aun cuando existiere asentimiento de ésta.

ARTICULO 3º — Trata de menores de DIECIOCHO ( 18 ) años.

Se entiende por trata de menores el ofrecimiento, la captación, el transporte y/o traslado —ya sea dentro del país, desde o hacia el exterior—, la acogida o la recepción de personas menores de DIECIOCHO ( 18 ) años de edad, con fines de explotación.

Existe trata de menores aun cuando no mediare engaño, fraude, violencia, amenaza o cualquier medio de intimidación o coerción, abuso de autoridad o de una situación de vulnerabilidad, concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre la víctima.

El asentimiento de la víctima de trata de personas menores de DIECIOCHO ( 18 ) años no tendrá efecto alguno.

ARTICULO 4º — Explotación.

A los efectos de la presente ley, existe explotación en cualquiera de los siguientes supuestos:

a) Cuando se redujere o mantuviere a una persona en condición de esclavitud o servidumbre o se la sometiere a prácticas análogas;
b) Cuando se obligare a una persona a realizar trabajos o servicios forzados;
c) Cuando se promoviere, facilitare, desarrollare o se obtuviere provecho de cualquier forma de comercio sexual;
d) Cuando se practicare extracción ilícita de órganos o tejidos humanos.
ARTICULO 5º — No punibilidad.

Las víctimas de la trata de personas no son punibles por la comisión de cualquier delito que sea el resultado directo de haber sido objeto de trata.

Tampoco les serán aplicables las sanciones o impedimentos establecidos en la legislación migratoria cuando las infracciones sean consecuencia de la actividad desplegada durante la comisión del ilícito que las damnificara.

TITULO II. DERECHOS DE LAS VICTIMAS

ARTICULO 6º — Derechos.

Las víctimas de la trata de personas tienen derecho a:

a) Recibir información sobre sus derechos en un idioma que comprendan, y en forma accesible a su edad y madurez;
b) Recibir alojamiento apropiado, manutención, alimentación suficiente e higiene personal adecuada;
c) Contar con asistencia psicológica, médica y jurídica gratuitas;
d) Prestar testimonio en condiciones especiales de protección y cuidado;
e) La protección frente a toda posible represalia contra su persona o su familia, pudiéndose incorporar al programa nacional de protección de testigos en las condiciones previstas en la Ley Nº 25.764.
f) La adopción de las medidas necesarias para garantizar su integridad física y psicológica;
g) Ser informadas del estado de las actuaciones, de las medidas adoptadas y de la evolución del proceso;
h) Ser oídas en todas las etapas del proceso;
i) La protección de su identidad e intimidad;
j) Permanecer en el país, de conformidad con la legislación vigente, y a recibir la documentación o constancia que acredite tal circunstancia;
k) Que se les facilite el retorno al lugar en el que estuviera asentado su domicilio;
l) Acceder de manera voluntaria y gratuita a los recursos de asistencia.
En el caso de niños, niñas y adolescentes, además de los derechos precedentemente enunciados, se garantizará que los procedimientos reconozcan sus necesidades especiales que implican la condición de ser un sujeto en pleno desarrollo de la personalidad.

En ningún caso podrán ser sometidos a careos. Las medidas de protección de derechos aplicables no podrán restringir sus derechos y garantías, ni implicar privación de su libertad. Se procurará la reintegración a su familia nuclear o ampliada o a su comunidad.

ARTICULO 7º — Alojamiento de las víctimas.

En ningún caso se alojará a las víctimas de la trata de personas en cárceles, establecimientos penitenciarios, policiales o destinados al alojamiento de personas detenidas, procesadas o condenadas.

ARTICULO 8º — Derecho a la privacidad y reserva de identidad.

En ningún caso se dictarán normas que dispongan la inscripción de las víctimas de la trata de personas en un registro especial, o que les obligue a poseer un documento especial, o a cumplir algún requisito con fines de vigilancia o notificación.

Se protegerá la privacidad e identidad de las víctimas de la trata de personas. Las actuaciones judiciales serán confidenciales. Los funcionarios intervinientes deberán preservar la reserva de la identidad de aquéllas.

ARTICULO 9º — Representantes diplomáticos y consulares.

Es obligación de los representantes diplomáticos y consulares de la Nación en el extranjero proveer a la asistencia de los ciudadanos argentinos que, hallándose fuera del país, resultaren víctimas de los delitos descriptos en la presente ley, y facilitar su retorno al país, si así lo pidieren.

TITULO III. DISPOSICIONES PENALES Y PROCESALES

ARTICULO 10. — Incorpórase como artículo 145 bis del Código Penal, el siguiente:

Artículo 145 bis: El que captare, transportare o trasladare, dentro del país o desde o hacia el exterior, acogiere o recibiere personas mayores de dieciocho años de edad, cuando mediare engaño, fraude, violencia, amenaza o cualquier otro medio de intimidación o coerción, abuso de autoridad o de una situación de vulnerabilidad, concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre la víctima, con fines de explotación, será reprimido con prisión de TRES (3) a SEIS (6) años.

La pena será de CUATRO (4) a DIEZ (10) años de prisión cuando:

1. El autor fuere ascendiente, cónyuge, afín en línea recta, hermano, tutor, persona conviviente, curador, encargado de la educación o guarda, ministro de algún culto reconocido o no, o funcionario público;

2. El hecho fuere cometido por TRES (3) o más personas en forma organizada;

3. Las víctimas fueren TRES (3) o más.

ARTICULO 11. — Incorpórase como artículo 145 ter del Código Penal, el siguiente:

Artículo 145 ter: El que ofreciere, captare, transportare o trasladare, dentro del país o desde o hacia el exterior, acogiere o recibiere personas menores de DIECIOCHO ( 18 ) años de edad, con fines de explotación, será reprimido con prisión de CUATRO (4) a DIEZ (10) años.

La pena será de SEIS (6) a QUINCE (15) años de prisión cuando la víctima fuere menor de TRECE (13) años.

En cualquiera de los supuestos anteriores, la pena será de DIEZ (10) a QUINCE (15) años de prisión, cuando:

1. Mediare engaño, fraude, violencia, amenaza o cualquier otro medio de intimidación o coerción, abuso de autoridad o de una situación de vulnerabilidad, concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre la víctima;

2. El autor fuere ascendiente, cónyuge, afín en línea recta, hermano, tutor, persona conviviente, curador, encargado de la educación o guarda, ministro de algún culto reconocido o no, o funcionario público;

3. El hecho fuere cometido por TRES (3) o más personas en forma organizada;

4. Las víctimas fueren TRES (3) o más.

ARTICULO 12. — Sustitúyese el artículo 41 ter del Código Penal, por el siguiente:

Artículo 41 ter: Las escalas penales previstas en los artículos 142 bis, 145 bis, 145 ter y 170 de este Código podrán reducirse en un tercio del máximo y en la mitad del mínimo respecto de los partícipes o encubridores que, durante la sustanciación del proceso o antes de su iniciación, proporcionen información que permita conocer el lugar donde la víctima se encuentra privada de su libertad, o la identidad de otros partícipes o encubridores del hecho, o cualquier otro dato que posibilite su esclarecimiento.

En caso de corresponder prisión o reclusión perpetua, podrá aplicarse prisión o reclusión de OCHO ( 8 ) a QUINCE (15) años.

Sólo podrán gozar de este beneficio quienes tengan una responsabilidad penal inferior a la de las personas a quienes identificasen.

ARTICULO 13. — Sustitúyese el inciso e) del apartado 1) del artículo 33 del Código Procesal Penal de la Nación, por el siguiente:

e) Los previstos por los artículos 142 bis, 145 bis, 145 ter, 149 ter, 170, 189 bis (1), (3) y (5), 212 y 213 bis del Código Penal.

ARTICULO 14. — Serán aplicables las disposiciones de los artículos 132 bis, 250 bis y 250 ter del Código Procesal Penal de la Nación.

ARTICULO 15. — Sustitúyese el artículo 119 de la Ley Nº 25.871, por el siguiente:

Artículo 119: Será reprimido con prisión o reclusión de DOS (2) a OCHO ( 8 ) años el que realice las conductas descriptas en el presente capítulo empleando violencia, intimidación o engaño o abusando de la necesidad o inexperiencia de la víctima.

ARTICULO 16. — Sustitúyese el artículo 121 de la Ley Nº 25.871, por el siguiente:

Artículo 121: Las penas establecidas en el presente capítulo se agravarán de CINCO (5) a QUINCE (15) años cuando se hubiere puesto en peligro la vida, la salud o la integridad de los migrantes o cuando la víctima sea menor de edad; y de OCHO ( 8 ) a VEINTE (20) años cuando el tráfico de personas se hubiere efectuado con el objeto de cometer actos de terrorismo, actividades de narcotráfico o lavado de dinero.

ARTICULO 17. — Deróganse los artículos 127 bis y 127 ter del Código Penal.

TITULO IV. DISPOSICIONES FINALES

ARTICULO 18. — Presupuesto. El Presupuesto General de la Nación incluirá las partidas necesarias para el cumplimiento de las disposiciones de la presente ley.

ARTICULO 19. — Reglamentación. Esta ley será reglamentada en un plazo máximo de SESENTA (60) días contados a partir de su promulgación.

— Comuníquese al Poder Ejecutivo.


DADA EN LA SALA DE SESIONES DEL CONGRESO ARGENTINO, EN BUENOS AIRES, EL DIA NUEVE DE ABRIL DEL AÑO DOS MIL OCHO.

— REGISTRADO BAJO EL Nº 26.364

— EDUARDO A. FELLNER. — JULIO CESAR C. COBOS. — Marta A. Luchetta. — Juan J. Canals.


--------------------------------------------------------------------------------

Decreto 729/2008

Bs. As., 29/04/2008

POR TANTO:

Téngase por Ley de la Nación Nº 26.364 cúmplase, comuníquese, publíquese, dése a la Dirección Nacional del Registro Oficial y archívese.

— CRISTINA FERNANDEZ DE KIRCHNER. — Alberto A. Fernández. — Aníbal D. Fernández.

TESTIMONIO DE UNA MENOR
Un total de 681 personas víctimas de explotación sexual y laboral, de las que 133 son extranjeras y 59 menores de edad, fueron rescatadas en los primeros tres meses del año en Argentina, informó este lunes el Ministerio de Justicia argentino. En un comunicado, indicó también que más de 400 personas fueron rescatadas en lo que va de abril, entre ellas 205 de nacionalidad boliviana esclavizadas en un establecimiento agrícola, porque aún no se ha catalogado el delito cometido en esos casos. Entre enero y marzo de 2011 fueron liberadas en el país "681 víctimas explotadas y esclavizadas por sus captores", "con lo que se superó ampliamente el número alcanzado durante todo 2010, que fue de 569", señaló el ministro de Justicia, Julio Alak. Del total de víctimas, 567 eran sometidas a explotación laboral, mientras que las 114 restantes sufrían explotación sexual.
Desde agosto de 2008, cuando se aprobó en Argentina una ley para combatir la trata de personas, hasta marzo de 2011 fueron liberadas 1.858 personas, 1.001 sometidas a explotación laboral y 857 a explotación sexual, de las que 282 eran menores y 912 extranjeras.
Penalizar al cliente o consumidor
El ministro de Justicia celebró estas cifras y aseguró que el próximo paso será actualizar la legislación vigente para que se empiece a penalizar al cliente o consumidor. Al término de una visita al país, la relatora especial de Naciones Unidas para combatir la trata de personas, Joy Ngozi Ezeilo, había advertido el pasado septiembre que era necesario mejorar la "deficiente" legislación argentina para hacer frente a este delito. La especialista aseguró que Argentina se ha convertido en un país de destino para las víctimas de este flagelo, y consideró que para combatirlo es imprescindible atajar la corrupción y cooperar con los países de donde proceden buena parte de las víctimas, en especial Bolivia y Paraguay.

Casi 700 víctimas de trata de personas son rescatadas en Argentina en 3 meses