Cómo fue la persecución judicial del Gobierno contra Fabián de Sousa y Cristóbal López
Cristóbal López y Fabián de Sousa pasaron casi dos años en prisión preventiva tras ser procesados en una causa por defraudación a la administración pública. Este martes quedaron en libertad después de pasar por algo más parecido a una persecución judicial que a un debido proceso legal. López y De Sousa fueron procesados por Julián Ercolini, titular del Juzgado en lo Criminal y Correccional Federal Nº 10 de la Ciudad, luego de ser investigados por la publicación de un artículo periodístico en el que se contaba que los empresarios debían 8.000 millones de pesos en impuestos. En marzo del 2018 dos de los tres jueces de la Cámara Federal de Apelaciones de la Ciudad liberaron a los empresarios tras rebatir los argumentos de Ercolini, aunque no sin consecuencias: Jorge Luis Ballestero tuvo que renunciar amenazado con un

juicio político y a Eduardo Farah lo trasladaron al fuero Penal Tributario. Sólo el camarista Leopoldo Bruglia, que votó en línea con el fallo de Ercolini, se mantuvo en su sitio. Mientras tanto, entre idas y vueltas judiciales López y De Souza volvieron a la cárcel, aunque la supuesta evasión fiscal no se probó jamás. "Ya está aclarado por la Corte: no eran 8.000 millones, había planes de la AFIP legalmente como tienen un montón de empresas. El tema era la persecución a estos dos señores por tener medios de comunicación", sentenció el periodista Darío Villaruel en la pantalla de C5N. "No era por otras empresas, era por tener medios de comunicación no afines a los requisitos que el Gobierno de Macri quería para su Gobierno. Tenían un medio independiente que iban a contar las cosas que pasaban y no como otros medios, que las ocultaron", señaló. Por su parte el periodista Pablo Duggan convino que "nunca hubo evasión porque para eso tenés que no pagar un impuesto y cometer un ardid para no abonarlo", mientras que "en este caso todas las deudas estaban encuadradas en un plan de pagos de la AFIP". Durante la investigación de la causa por defraudación el ex administrador de la AFIP Ricardo Etchegaray explicó que había una facilidad para que las empresas y personas pagaran sus impuestos adeudados para evitar quiebras. En ese sentido, De Souza reveló en el marco de la causa que había sido citado justo antes de las elecciones generales de 2015 para decirle qué tenía que hacer, y que al negarse le prometieron represalias. El primer paso fue la publicación de datos de las deudas de empresas del Grupo Indalo, que incluyen el Banco Finansur u Oil Combustibles.

estos dos señores por tener medios de comunicación", sentenció el periodista Darío Villaruel en la pantalla de C5N. "No era por otras empresas, era por tener medios de comunicación no afines a los requisitos que el Gobierno de Macri quería para su Gobierno. Tenían un medio independiente que iban a contar las cosas que pasaban y no como otros medios, que las ocultaron", señaló. Por su parte el periodista Pablo Duggan convino que "nunca hubo evasión porque para eso tenés que no pagar un impuesto y cometer un ardid para no abonarlo", mientras que "en este caso todas las deudas estaban encuadradas en un plan de pagos de la AFIP". Durante la investigación de la causa por defraudación el ex administrador de la AFIP Ricardo Etchegaray explicó que había una facilidad para que las empresas y personas pagaran sus impuestos adeudados para evitar quiebras. En ese sentido, De Souza reveló en el marco de la causa que había sido citado justo antes de las elecciones generales de 2015 para decirle qué tenía que hacer, y que al negarse le prometieron represalias. El primer paso fue la publicación de datos de las deudas de empresas del Grupo Indalo, que incluyen el Banco Finansur u Oil Combustibles.